Alimentación en la adolescencia

Consejos de la Nutricionista Graciela Marcel Ahumada.

www.pololeos.cl

 

Índice

Presentación

 

    La buena y equilibrada alimentación resulta fundamental en la edad de la adolescencia, porque es la etapa en la vida de los seres humanos donde se construyen los cimientos de la salud corporal futura.

   La autora de este trabajo es la profesional Nutricionista María Graciela Marcel Ahumada. Ella estudio en la Universidad de Chile y posee una amplia experiencia en su especialidad, tanto en el área hospitalaria pública como en el trabajo clínico privado, alcanzando sus tratamientos y formulaciones de dietas excelentes resultados en pacientes jóvenes y adultos.

    En el siguiente texto, preparado especialmente para este Portal, por vía de preguntas la autora entrega a los adolescentes orientaciones y consejos sobre nutrición.

 

¿Qué cuidados alimentarios debo tener en mi adolescencia?

 

    Durante el período de la adolescencia se producen, como tu ya debes saber, innumerables cambios físicos y biológicos. Por eso debes adecuar tu alimentación a esta etapa de tu vida que demanda un mayor gasto de energía.

    Debes tener una alimentación bien balanceada y equilibrada. Esto quiere decir que contenga alimentos variados y que aporten los nutrientes necesarios.

    Tu alimentación debe ser cuidadosa en cuanto a los alimentos más energéticos como el azúcar, ya que ésta se encuentra por ejemplo en las bebidas gaseosas o colas, galletas, mermeladas, helados, tortas, pasteles y saborizantes del agua.

    También es recomendable disminuir el consumo de sal. Por lo tanto no se la agregues de manera extra a tus comidas. La ingestión excesiva de ella se asocia a un aumento de la presión sanguínea. Debes tener presente que muchos alimentos procesados ya la contienen, como las papas fritas, maní( cacahuete) y galletas para cóctel, entre otros.

    Además, debes tener moderación y cuidado, con el consumo de alcohol. Este puede contribuir a la obesidad por el exceso de calorías. Particularmente la cerveza que por tener su origen en la fermentación del azúcar de la cebada contiene una apreciable cantidad de hidratos de carbono o también denominados carbohidratos.

 

¿Qué alimentos debo ingerir en esta etapa de mi vida?

 

    Todos. Sólo tienes que aprender a manejar la cantidad de ellos y a respetar los horarios de comida. Si conoces la pirámide alimentaria que recomiendan usar los organismos internacionales de la salud, verás que en ella te indican la variedad y proporción de los que debes consumir durante el día.

    Se aconseja ingerir una mayor cantidad de los alimentos que están en la base de la pirámide: pan, arroz, cereales, pastas, verduras, frutas, leche, pescado, ave y carne. Y una menor cantidad de los alimentos que se encuentran en los niveles superiores de la pirámide: aceites, mantecas, frutas secas, azúcar y mermelada, entre otros.

    Debes tener la precaución de seleccionar diversos alimentos dentro de cada grupo ya que estás en un período de crecimiento y desarrollo. La alimentación debe contener los nutrientes y la energía necesaria para obtener buen estado de salud.

 

¿Qué alimentos pueden dañar mi salud?

 

    En términos generales, los alimentos en sí no son dañinos, siempre que se conozca su procedencia. Sobre todo cuando se trata de productos elaborados. Estos deben cumplir con normas universalmente establecidas de higiene, incorporación de aditivos y conservantes, y manipulación.

    Para evitar que un alimento puede causarte efectos negativos en tu salud, como sobrepeso u obesidad, es necesario saber combinar y seleccionarlos. Por ejemplo, comer alimentos muy ricos en grasas (sobre todo de origen animal) y combinarlos con otros ricos en azúcares o hidratos de carbono, pueden producir aumento del colesterol sanguíneo, enfermedades cardíacas y obesidad.

    Cuando se desconoce la procedencia y/o elaboración de un alimento es preferible no consumirlo. La ingestión de productos de dudosa procedencia puede provocar -principalmente por estar contaminados- algunas enfermedades del tracto digestivo. Estas se expresan como simple diarrea o evolucionan hacia una condición mucho más grave. Es el caso del cólera, algún tipo de hepatitis o tifus, o intoxicación, con riesgo de la vida si no se adoptan oportunamente los procedimientos médicos correspondientes.

 

¿Qué alimentos son imprescindibles para mí a esta edad?

 

    Es necesario que consumas diferentes tipos de alimentos durante el día. Debes seleccionarlos de cada uno de los grupos de la pirámide alimentaria cuidando la proporción entre ellos. Así obtendrás una alimentación adecuada a los requerimientos propios de tu edad.

    Debes aumentar el consumo de verduras, frutas y leguminosas. Las frutas y verduras son ricas en vitamina C y carotenos que en nuestro organismo actúan como antioxidantes, previniendo algunas enfermedades como el stress y la aterosclerosis (acumulación de grasas en las arterias). Por su aporte de fibra dietética contribuyen a la prevención de la obesidad, del cáncer de colon y la disminución de los niveles de colesterol.

    Es importante que en tu alimentación uses aceites vegetales. Estos aportan ácidos grasos insaturados los que disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

    Los ácidos grasos insaturados tienen además el carácter de esenciales con lo que se resguardan los requerimientos de ácido linoléico (omega 6) y alfa linoléico (omega 3).

    El aceite de oliva se recomienda como fuente de ácidos grasos mono insaturados (oleico) al igual que las paltas (aguacates) y las aceitunas.

    Se recomienda la restricción de las grasas de origen animal por su relación de su consumo con el incremento del colesterol sanguíneo.

    Con respecto a las carnes, es preferible -lo que no quiere decir que no comas- el consumo de carne de pescado o carne de aves por su excelente aporte de proteínas de alta calidad, hierro y zinc, sin aumentar el consumo de grasas saturadas.

    Debes consumir leche, de preferencia de bajo contenido graso. Esta te provee de calcio en la cantidad y calidad necesarias para cubrir los requerimientos de tu edad, asegurando, de esta manera, tu crecimiento pondoestatural (estatura y peso) con éxito.

    Es bueno que sepas que el 99% del calcio se encuentra formando parte del tejido del esqueleto y que durante la etapa de la adolescencia, que es en la que tú estás ahora, se alcanza el máximo de la masa ósea con la cual se contará en la vida adulta lo que determina la susceptibilidad al desarrollo de osteoporosis (fragilidad de los huesos), particularmente en la mujer.

    Es también recomendable, como ya se dijo en otra pregunta, moderar el consumo de azúcar y sal.

 

¿Me alimento bien cuando consumo la denominada "comida chatarra" o " comida rápida" (hamburguesas, papas fritas, pollo frito) y otros alimentos similares?

 

    Si este tipo de comidas constituye tu única alimentación en el día, o se transforma en un hábito, es evidente que te alimentas mal. Con esta dieta no recibes todos los aportes de vitaminas y sales minerales que necesitas.

    Además de constituir una alimentación poco variada y muchas veces nutricionalmente desequilibrada, con un excesivo aporte de grasas saturadas y azúcares (hidratos de carbono), el consumo sostenido de este tipo de alimentos pone en peligro a tu organismo, pudiendo presentarse enfermedades cardiacas, obesidad, diabetes y elevación de los niveles de colesterol sanguíneo, entre otras.

    La comida rápida o chatarra puede consumirse de vez en cuando, en cantidad moderada y siempre que se equilibre, nutricionalmente hablando, con el resto de las comidas del día. No te olvides que hay que consumir diariamente, por lo menos, un alimento de cada grupo de la pirámide alimentaria.

 

Si almuerzo en el colegio o la universidad ¿cómo puedo balancear mi dieta?

 

    Debes preocuparte de seleccionar tus alimentos, procurando consumir en el día por lo menos una porción de alimento de cada grupo de la pirámide alimentaria. Esto es factible siempre y en cualquier lugar donde tengas la oportunidad de seleccionar lo que vas a comer.

    Si en tu colegio o universidad no existe un casino o lugar donde se entregue alimentación, deberás procurarte un desayuno contundente y bien balanceado y, además, llevar desde tu casa, o comprar, si te es posible, una merienda que, por lo menos, esté compuesta por un producto cárneo, un vegetal, pan, un producto lácteo, una fruta y para beber, preferentemente, jugo de fruta natural.

 

¿Qué enfermedades puedo contraer si me alimento mal?

 

    Si te alimentas mal, lo que equivale a decir que no comes lo necesario para cubrir los requerimientos básicos de tu organismo, puedes presentar una serie de trastornos por carencia de algún nutriente específico, trastornos que a tu edad suelen ser frecuentes y afectan principalmente tu desarrollo físico y biológico. Es el caso de la falta de vitaminas o avitaminosis.

    Los adolescentes como tú, en términos generales, tienen resistencia a consumir leche, verduras y frutas, alimentos indispensables por su aporte de sales minerales y vitaminas. Estos elementos intervienen directamente en el metabolismo y en la formación y desarrollo del tejido óseo.

    Por otra parte, el desarrollo biológico propio de esta etapa de tu vida puede verse retrasado por una sostenida mala alimentación.

 

¿Cómo puedo saber cuál es mi peso ideal?

 

Si pulsas aquí puedes medir tu IMC y todas sus variables, en una balanza online.

    Se mide a partir de lo que se denomina como Índice de Masa Corporal (IMC). Para esto se requieren dos datos: tu talla (estatura) y tu peso, y se aplica la siguiente fórmula:

1. Multiplica tu talla al cuadrado.

2. El resultado que obtengas lo multiplicas por el factor 23, si eres hombre, y por el factor 22, si eres mujer

Ejemplo:

Si eres hombre y mides 1 metro y 60 centímetros de estatura:

1. Multiplicas 1.60 por 1.60 = 2.56

2. Multiplicas 2.56 por el factor 23 = 58.8

3. El valor 58.8 son los kilogramos que corresponden a tu peso ideal.

  Si pulsas aquí puedes medir tu IMC y todas sus variables, en una balanza online.

 

¿Cómo puedo saber si mi peso es el adecuado?

 

Si pulsas aquí puedes medir tu IMC y todas sus variables, en una balanza online

    Para saber si el peso de una persona es el adecuado la fórmula es:

1. Divide tu peso por tu estatura (talla) al cuadrado.

2. Si el resultado está en el rango 20-26 si eres hombre y 19-25 si eres mujer, quiere decir que tienes un peso aceptable.

3. Si el resultado es mayor que 26 en el hombre y mayor que 25 en la mujer es muy probable que tengas sobrepeso o propensión a la obesidad.

    Mientras más alto es el número mayor es el grado de sobrepeso o propensión a la obesidad. En el caso contrario, si el resultado es menor que 20 en el hombre y menor que 19 en la mujer, existe delgadez y puede haber un cuadro de desnutrición.

    Ejemplo:

Si eres hombre y tu estatura es 1 metro y 60 centímetros y pesas 56 kilogramos:

1. Multiplicas 1.60 x 1.60 = 2.56

2. El valor 56 ( que es tu peso) lo divides por 2.56 = 22

3. El valor 22 indica que tu peso es el adecuado por estar en el rango de 20-26 para hombres.

Si pulsas aquí puedes medir tu IMC y todas sus variables, en una balanza online.

 

¿Cómo puedo saber si estoy bajo mi peso ideal?

 

Si pulsas aquí puedes medir tu IMC y todas sus variables, en una balanza online.

    Si el resultado de la ecuación entre el peso real y tu estatura (talla) elevada al cuadrado ( multiplicada por si es inferior a 20 si eres hombre o inferior a 19 si eres mujer.

    Ejemplo:

    Si eres hombre y tu estatura es 1 metro y 60 centímetros y pesas 50 kilogramos:

1. Multiplicas 1.60 x 1.60 = 2.56

2. El valor 50 lo divides por 2,56 = 19

3. El factor 19 indica que estás bajo el peso ideal porque tu rango es inferior a 20.

  Si pulsas aquí puedes medir tu IMC y todas sus variables, en una balanza online.

 

¿Cómo puedo saber si tengo sobrepeso o tengo propensión a la obesidad?

 

Si pulsas aquí puedes medir tu IMC y todas sus variables, en una balanza online.

    Tienes que dividir tu peso real por la estatura (talla) al cuadrado. Si el resultado es más de 26 en el caso de un hombre y más de 25 en una mujer, es muy probable que tengas sobrepeso o propensión a la obesidad. Mientras más alto es el resultado, presentas un mayor grado de propensión a la obesidad.

    Ejemplo:

    Si eres mujer y tu estatura es 1 metro y 58 centímetros y pesas 65 Kilogramos:

1. Multiplicas 1.58 x1.58 = 2.49

2. El valor 65 lo divides por 2.49 = 26

3. El valor 26 indica que tienes algún grado de sobrepeso o propensión a la obesidad porque estás sobre el rango de 25.

  Si pulsas aquí puedes medir tu IMC y todas sus variables, en una balanza online.

 

¿Cuáles son los trastornos más comunes en la alimentación?

 

    Se les denomina como trastornos "de la conducta alimentaria". Entre los más comunes está la anorexia ( inapetencia o falta anormal de apetito), y la bulimia (que tiene mucha hambre).

    Desde el punto de vista nutricional, ambos tienen más similitud que diferencias y se determinan por la evolución de la ingestión calórica diaria, proceso que debe evaluar un especialista en nutrición.

    En el caso de la anorexia, al disminuirse la ingestión de alimentos se llega a una desnutrición crónica, que puede ser grave

    En el caso de la bulimia se puede tener un peso normal, sobrepeso o presentar enflaquecimiento. Los síntomas ante un examen físico son escasos y están relacionados con los vómitos recurrentes.

    La característica más frecuente en la bulimia es la ingestión desmedida y desordenada de comidas.

    Anorexia y bulimia son trastornos que deben ser evaluados médicamente, muchas veces desde una perspectiva psiquiátrica, y tratados por especialistas en nutrición. Mientras más oportunamente se recurre a la asistencia especializada existe menores posibilidades de daños a la salud, que pueden alcanzar niveles de gravedad.

 

¿Puedo darme cuenta si sufro de anorexia o bulimia?

 

    El comienzo de un trastorno de la conducta alimentaria generalmente es muy rápido. Casi no alcanzas a darte cuenta de cuando se ha convertido en tal.

    En el caso de la anorexia se advierte una baja excesiva de peso.

    Este tipo de trastornos en la mayoría de las oportunidades está asociado a problemas o situaciones donde puede estar en juego tu autoestima o tu autonomía.

    Por ejemplo, un cambio de colegio, la ruptura de una relación afectiva o los períodos de crisis familiar, entre otros, son factores a partir de los cuales se gatilla una anorexia o bulimia. Es cuando -como protesta, rechazo o evasión-, tu decides dejar de comer, o te dan deseos de comer incontroladamente.

    En ambos casos el metabolismo de tu organismo se altera, quizás sin que tú lo adviertas, provocándote un cambio negativo de conducta, que se va retroalimentando también negativamente hasta llevarte a sucesivas crisis de angustia que ponen en riesgo no solamente tu estabilidad orgánica sino que también tu estabilidad psicológica, lo que crea un escenario, que termina involucrando a tus familiares directos y a tus amistades.

    En el caso de adolescentes como tú, el inicio de la anorexia por lo general es oculto y los síntomas de la enfermedad, como tal, son perceptibles solamente cuando ésta ya ha evolucionado. O sea, de pronto dejas de comer, eso te altera la conducta y terminas en una enfermedad.

    Al igual que en la anorexia la bulimia como enfermedad se presenta en forma rápida y puede pasar inadvertida. Se caracteriza por un descontrol de los impulsos al enfrentarse a la comida. Hay, indudablemente, en la mayoría de los casos, un factor psicológico que gatilla tal situación.

    Si presentas alguno de los siguientes síntomas te recomiendo consultar con un médico o profesional nutricionista:

1. Sientes descontento con tu imagen corporal y tienes una especial preocupación por tu peso.

2. Restringes la ingestión de alimentos y/o tienes una alimentación selectiva.

3. Rechazas ciertos alimentos.

4. Te controlas tu peso continuamente.

5. Tienes interés obsesivo en torno a la comida y la nutrición y preguntas a menudo por dietas, medicamentos o formas de control de peso.

6. Presentas conductas compensatorias tales como provocarte vómitos, hacer ejercicios de manera exagerada o ingieres laxantes en forma excesiva.

7. Tienes tendencia a negar, minimizar u ocultar tu conducta restrictiva para comer.

8. Sientes retraimiento, te aíslas para comer o rehúyes comer con el grupo familiar.

9. Presentas alteración del sueño, del ánimo o adviertes síntomas de ansiedad generalizados.

 

¿La única forma de adelgazar es sometiéndome a una dieta estricta?

 

    Debes comprobar que tu exceso de peso no obedece a una situación de tu organismo que necesite de asistencia médica. Esto es, por ejemplo, que exista una alteración en el sistema hormonal.

    Si tienes un problema sólo de sobrepeso, es decir que tu peso no excede más del 10% de tu peso ideal, basta que revises tu alimentación diaria y moderes la cantidad y frecuencia de tus comidas, efectuando, por lo menos, 5 comidas al día, que sean bien balanceadas y equilibradas.

    No te asombres con lo de las 5 comidas diarias. La investigación ha demostrado que una alimentación frecuente en el día, bien balanceada y moderada, no contribuye al aumento de peso, sino que al equilibrio del mismo.

    El balance y equilibrio lo consigues seleccionando por lo menos un alimento de cada grupo de la pirámide alimentaria.

    Debes tener presente que una dieta no significa suprimir comidas o ciertos alimentos. Esto último solamente puedes hacerlo bajo estricto control médico y nutricional.

    La supresión de algunos alimentos provoca otro tipo de trastornos orgánicos y es probable que no bajes de peso. Por lo tanto no es suficiente una dieta estricta. Esta debe ser controlada y tienes que evaluar tu actividad y salir del sedentarismo que a tu edad es muy común como causa del sobrepeso.

 

¿Necesito consultar al médico para bajar de peso o someterme a una dieta?
 

    Siempre es recomendable la visita al especialista para que determine por qué tienes características o signos de obesidad.

    Además, es necesario descartar cualquier otro tipo de problema en tu organismo que pudiera ser la causal de tu alza de peso. También es recomendable que visites a un profesional nutricionista para que te indique una dieta adecuada a tu edad, estatura y actividad física y que contenga el aporte calórico que demandas.

 

¿Qué debo tener en cuenta para empezar una dieta?

 

    Primero, debes preguntarte a ti cuál es la razón por la que quieres someterte a una dieta y si realmente es necesario que lo hagas. En caso de sobrepeso, algunas veces sólo basta cambiar el hábito de alimentación y de actividad.

    Segundo, si se trata de un simple sobrepeso, debes tener muy claro cuáles son realmente las necesidades calóricas y nutricionales que demanda tu cuerpo, de acuerdo a tu edad, estatura y actividad, para no caer en ciertas restricciones que pueden ser dañinas o innecesarias. Por eso siempre es bueno consultar con un especialista médico o profesional de la nutrición.

    Y, tercero, es muy importante que tengas realmente la voluntad y perseverancia para someterte a una dieta. Así lograrás un cambio de conducta alimentaria. De lo contrario puedes pasar toda tu vida sometiéndote a diversas dietas sin obtener resultados.

 

¿Cuántos kilos puedo reducir semanalmente con una dieta?

 

    Si la dieta ha sido calculada de acuerdo a tu edad, estatura y actividad y tú sigues las indicaciones en forma rigurosa, puedes bajar hasta 1.5 Kilogramos semanalmente.

    Siempre en las primeras 4 semanas se logra bajar más. Pero no es recomendable reducir de peso en forma indiscriminada. Con una dieta bien balanceada y equilibrada puedes reducir sin problemas 4 Kilogramos en el mes. De tu voluntad y perseverancia dependerá que logres nivelarte en tu peso ideal.

 

¿Puedo comer dulces y pasteles o tartas dulces si estoy a dieta?

 

    El consumo de estos alimentos, muy ricos en azúcares en una dieta, va a depender de lo que el especialista indique. Generalmente estos alimentos se restringen o se eliminan de la dieta de acuerdo al grado de sobrepeso u obesidad.

.

¿De que manera puedo mantener una dieta si en mi hogar todos siguen comiendo normalmente?

 

    Primero, la dieta, como ya se ha dicho, preferentemente debe ser recomendada a tu edad sólo por un médico y formulada por un profesional de la nutrición. Por tanto, en tu hogar todos estarán conscientes de que estás haciendo algo que tu salud necesita.

    Por otra parte, no sería justo que por que tú debes ceñirte a una dieta, quienes viven contigo también estén obligados a dicho régimen. Lo que tienes que hacer es seleccionar tu comida de acuerdo a lo que te han indicado. Generalmente la familia es solidaria cuando un miembro de ella necesita cumplir con una dieta.

    Pero si aplicando las tablas para medir el peso ideal estableces que estás bajo ese peso ideal o con sobrepeso, y decides, con la autorización de tus padres o de quien sea responsable por ti, hacer un régimen alimentario, debes hacerte un calendario de comidas muy bien balanceado, que se adecue a tu edad y coincida con los hábitos alimentarios de tu familia, para no provocarle trastornos inútiles.

 

¿Puede mi sobrepeso o propensión a la obesidad significar que tengo diabetes?

 

    No necesariamente. Pero es muy importante que los adolescentes como tú se preocupen en forma temprana del tema de la diabetes. Pregúntale a tu mamá y/o papá si hay algún antecedente de diabetes en la familia, o si ellos la padecen, o si tus abuelos la tienen o la tuvieron.

    En la diabetes hay un factor hereditario. Esto indica que los hijos o nietos de quienes se han visto afectados por esta enfermedad tienen un alto porcentaje de enfermar de ella.

    Si fuese tu caso, si algún familiar directo tiene diabetes, no debes alarmarte. Pero es bueno que le pidas a tus padres, o solicites en el colegio, que te hagan un examen de laboratorio para controlarte el nivel de azúcar en tu sangre. Así se sabrá si hay signos que indiquen que puedes ser un potencial diabético.

 

¿Puedo hacer dieta si tengo diabetes?

 

    Cuando se padece de diabetes -lo que médicamente debe ser diagnosticado- es fundamental, el sometimiento a un régimen de alimentación en el cual, en términos generales, hay que regular el consumo normal de azúcares (hidratos de carbono).

    Debes entender que el azúcar está contenida en diversas proporciones en la mayoría de los alimentos de consumo habitual, tales como fideos, arroz, papas, pan, carnes con grasas, mantequillas y algunas margarinas, entre otros.

    Si tienes diabetes juvenil y te encuentras con sobrepeso, con propensión a la obesidad o con enflaquecimiento, necesitas que un nutricionista te adecue la dieta. Restringir o aumentar alimentos por tu cuenta puede alterar el tratamiento de tu enfermedad.

    Por otra parte, el médico especialista debe determinar cuál es tu nivel de diabetes. Conforme a esa especificación es el tipo de dieta que debes hacer.

 

¿Cuál es la mejor fecha para iniciar una dieta?

 

    No existen fechas establecidas para iniciar una dieta. Esta se puede comenzar cuando lo estimes de tu conveniencia y siempre que por indicación médica la necesites, tengas voluntad de hacerla y el convencimiento para llevarla a término.

 

¿Tengo que tomar pastillas para adelgazar?

 

    No. Se baja de peso si tu no consumes más calorías que las que requieres de acuerdo a tu edad, estatura y actividad. Por ejemplo si practicas algún deporte o eres atleta, tu desgaste energético es diferente a alguien que tiene una vida sedentaria. De esto se desprende que siempre es preferible consultar con un especialista en nutrición para que haga el cálculo calórico adecuado para ti.

    Algunas veces el médico recomienda pastillas, pero esto dependerá del diagnostico que él haga sobre tu propensión a la obesidad.

    Por lo general los fármacos están indicados por el médico cuando se establece que el origen del sobrepreso o propensión a la obesidad no solamente está en desordenes alimentarios.

    Pero bajo ninguna circunstancia te automedicamentes o te dejes convencer por amistades de algún tipo de "complemento alimenticio" -pastillas naturales o supuestamente basadas en elementos de la naturaleza-, que te servirían para adelgazar o inhibir tu apetito. Es altamente riesgoso para tu salud que lo hagas.

 

¿Son buenos los diuréticos para bajar de peso?

 

    No se usan para bajar de peso. El uso de ellos sin prescripción médica puede causar serios trastornos, como deshidratación y problemas renales, entre otros.

 

¿Puedo tomar laxantes para bajar de peso?

 

    No se emplean para bajar de peso. Su uso indiscriminado produce trastornos intestinales serios.

 

Si mi madre o padre son obesos ¿yo también lo seré?

 

    Los hijos de madre y/o padre obesos, tienen una mayor probabilidad de serlo también. Por eso es importante preocuparse de la relación talla/peso/edad desde la niñez, desarrollar hábitos equilibrados de alimentación y realizar actividad física.

 

Si estoy embarazada ¿qué cuidados debo tener con mi alimentación?

 

    Si eres una adolescente en período de gestación debes:

1. Tener una alimentación lo más balanceada y equilibrada posible.

2. Seleccionar por lo menos un alimento de cada grupo de la pirámide alimentaria,

3. Aumentar el consumo de leche (mejor sí es descremada) y productos lácteos bajos en grasas, carnes rojas con poca grasa, pescados, aves, frutas, verduras crudas y cocidas.

4. Moderar el consumo de sal.

    Es importante que tengas presente que no hay que comer por dos, porque hacerlo puede llevarte a un sobrepeso importante y éste te hará más daño que beneficio. Pero, eso no debe significar que tu nutrición sea descuidada. Por el contrario es indispensable reforzarla.

    Es importante que las adolescentes que enfrentan un embarazo tengan conciencia que deben preocuparse mucho de su alimentación. Particularmente porque la adolescencia es la etapa de desarrollo corporal en los seres humanos y, en consecuencia, el organismo está haciendo demandas para el crecimiento, por una parte, en tanto que, por otra, simultáneamente comienza la preparación corporal para generar las condiciones de desarrollo del bebé. Por tanto hay una nivel de exigencias nutricionales mayor que en una adolescente que no está embarazada.

 

Material actualizado en agosto 2009
www.pololeos.cl

 

Términos | Privacidad | Publicidad | Quiénes Somos